¿Por qué un curso para dar masajes a nuestros bebés?

Para saber por qué asistir a un curso de masaje a bebés, es necesario conocer los beneficios que aporta y cómo se desarrolla en las distintas sesiones.

El curso de masaje infantil aporta un paso más en el fortalecimiento del vínculo tan especial que hay con los recién llegados a la familia.

El masaje infantil tiene grandes beneficios físicos y emocionales que se irán desvelando a lo largo del curso. Son beneficios tanto para el bebé como para otros.

Beneficios para el bebé:

Interacción: fomenta el vínculo, el apego seguro, la comunicación, la atención, el respeto, la participación de todos los sentidos, la tolerancia, el amor, la empatía, la imitación.
Estimulación de: aparatos circulatorio, respiratorio, digestivo; sistemas endocrino, inmunológico, linfático; lenguaje y aprendizaje; desarrollo y tono muscular; integración sensorial y conexiones neuronales; conciencia de cuerpo-mente.
Alivio de: gases, cólicos, estreñimiento, calambres digestivos, mucosidad, dolores de crecimiento, tensión muscular, molestias dentales, exceso de estímulos, sensibilidad al tacto, tensiones físicas y psicológicas, hipersensibilidad de la piel.
Relajación que implica: mejora en el sueño, aumento de flexibilidad, mejora del tono muscular, protección frente a sobreestimulación, tranquilidad, incremento del autoequilibrio, reducción del estrés y reducción del nivel de hormonas de estrés, aumento del nivel de hormonas relajantes, reducción de la hipersensibilidad y de la hiperactividad.

Beneficios para otros:

Padres: entienden mejor al bebé, observan sus señales, fomenta el vínculo afectivo y el apego seguro, aumenta la confianza como padres, el padre puede involucrarse tempranamente, tiempo de calidad, reduce el estrés, aumenta la relajación, estimula la lactancia materna, disminuye la depresión posparto, encuentro con otros padres y madres.
Familia: participación de los hermanos, descenso de la rivalidad entre ellos, incrementa el respeto, relaja el ambiente, reduce los conflictos.
Sociedad: incrementa el tacto positivo, el respeto y la empatía, reduce la violencia, a la larga lleva a una sociedad más saludable.

Durante las distintas sesiones, lo más importante es la comodidad del bebé. Por ello si necesita llorar, si quiere comer, si prefiere jugar, si le toca dormir o si no está receptivo, se van a atender sus necesidades mientras proseguimos con la clase. Hay mucho tiempo para practicar.

¿Por qué no se aprende en un solo día todo el masaje y sus variantes? 
Y yo pregunto ¿nos gusta que venga alguien a quien hace poco que conocemos, estando en un entorno nuevo (aunque haga unos meses que estemos en él) y nos toque de arriba abajo? Si hemos solicitado un masaje supongo que sí aunque este no es el caso, nosotros estamos invadiendo el espacio vital de nuestro pequeño sin que él lo pida. 
Por este motivo es necesario pedir permiso e ir poco a poco ampliando el campo de acción.

¿Cómo se estructura el curso? 

Consta de cuatro sesiones con la siguiente composición:
– Presentación y comentarios sobre los avances, así como dudas de sesiones anteriores
– Teoría: historia del masaje, beneficios, cómo, dónde y cuándo realizarlo…
– Relajación: pequeño ejercicio de relajación previo a la práctica
– Práctica
– Debate / Coloquio

A medida que se avanza en las sesiones, la parte práctica ocupa más tiempo:
– Sesión 1: piernas y pies
– Sesión 2: repaso de la sesión anterior, abdomen, pecho, brazos y manos
– Sesión 3: repaso de las sesiones anteriores, brazos, manos, cara y masaje para cólicos y gases
– Sesión 4: repaso de las sesiones anteriores y masaje en espalda y estiramientos

A fin de tener un progreso eficiente durante el curso, es bueno repetir el masaje aprendido en casa. De esta manera el bebé se va habituando al tacto.

¿Qué incluye el curso?
– Empapadores y toallitas
– Aceite de almendras dulces y dispensadores
– Dossier con los movimientos de los masajes

¿Qué se necesita llevar al curso?
– Mantita o muselina para poner entre el bebé y la esterilla
– Crema o aceite habitual (si no queréis usar el aceite de almendras dulces)
– Body para el bebé o camisita que se desabroche facilmente por delante (por el masaje de abdomen y pecho)
– Ropa cómoda para los padres, que no os moleste al dar el masaje (nos sentamos sobre esterillas en el suelo)
– Agua u otra bebida hidratante
– Ganas de pasar un tiempo único con el pequeño de la casa

Como veis es un curso completo y extenso para poder aprender, consultar, practicar y, sobre todo, interiorizar la práctica convirtiéndola en una rutina agradable.

Un comentario sobre “¿Por qué un curso para dar masajes a nuestros bebés?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s