¿Quemaduras? ¿Exceso solar? Toca macerar.

Bebés, niños y adultos, todos debemos protegernos de los rayos solares. No solo hay que buscar sombras, usar protección tal como comenté en su día, también hay que ayudar a la piel a hidratarse y regenerarse, se hayan sufrido o no quemaduras.

Propongo ponernos manos a la obra y preparar un aceite casero contra rojeces, quemaduras (sean por sol, sean por accidentes domésticos leves), y la simple exposición al sol. En verano se puede usar a diario, en lugar de otro aceite o crema hidratante.

Incluye tres ingredientes con muchos beneficios para la piel, aunque para los más pequeños hay que resaltar propiedades concretas.

Aceite de almendras dulces:

Suavizante

Hidratante

Antiinflamatorio

Calmante de irritaciones cutáneas

Aceite de semillas de uvas:

Tonificante

Aporta firmeza

Fortalece las membranas celulares de la piel

Estimula la regeneración y acelera la curación de heridas cutáneas

Rico en vitamina C

Es más ligero que otros aceites y no deja residuos en la piel

Flores de hipérico:

Analgésico y calmante

Antiinflamatorio

Cicatrizante

Así que, aunque la recolección de hipérico es en junio (hierba de San Juan), este año, con el calor adelantado, es muy posible que se adelante. Es hora de ponerse a ello, así en verano ya tendremos nuestro aceite de hipérico a punto.

Si queréis aprender a realizar un botiquín natural para tratar las problemáticas más comunes durante la primera infancia, os invito a descubrirlo a través del Taller Online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s