Todo lo que necesitamos saber sobre pañales de tela: entrevista a Valeria Garrido (Ekhiarte)

Pañales de tela: se oye mucho al respecto aunque, si lo pensamos bien, poca información realmente útil o relevante.
Es por ello que he querido entrevistar a una experta en la materia: Valeria Garrido de Ekhiarte. El resultado del encuentro ha sido una masterclass más que una entrevista.

Todos los viernes, entrevistas sobre temas interesantes a grandes profesionales. No os las perdáis.

La importancia de los pies durante la infancia (Vídeo y más)

Una parte del cuerpo ignorada, ninguneada, abandonada: los pies. Sin embargo, como reflexóloga, la considero tan importante como los órganos vitales que tanto cuidamos.

¿Queréis saber un poco más?

Y si no os queda clara la importancia del cuidado de los pies desde bebés, os invito a leer un post muy útil y práctico sobre cómo usar la reflexología podal para el tratamiento de cólicos, gases y estreñimiento: no os lo perdáis.

Si queréis aprender más sobre masaje infantil y reflexología podal para los más pequeños, me tenéis a disposición para sesiones a domicilio, en consulta o vía skype, adaptadas a la situación de cada familia: aquí.

Un peligroso error frecuente con el aceite esencial de eucalipto (Vídeo)

El aceite esencial de eucalipto es un recurso natural frecuente desde la primera infancia. Sin embargo hay un error frecuente al adquirir este aceite y que puede suponer un gran peligro para la salud, tal como os avancé en este post.

Os lo cuento brevemente en este vídeo.

Mucho más sobre la composición del botiquín natural, recursos y aplicaciones según las problemáticas comunes en la primera infancia, en el Curso online de Botiquín natural: aquí.

Aplicando árnica a bebés y niños (Vídeo)

El árnica en diversos formatos es un imprescindible del botiquín natural a tener en casa. Y en este vídeo os lo cuento.

Mucho más sobre la composición del botiquín natural, recursos y aplicaciones según las problemáticas comunes en la primera infancia, en el Curso online de Botiquín natural: aquí.

Mitos y leyendas de la preparación del pezón para la lactancia durante el embarazo.

Mitos y leyendas nacen del desconocimiento y del misterio. Algo natural que se ha vuelto misterioso y de lo que muy poco se sabe, sobre todo en sociedades occidentalizadas, es la lactancia materna.

Este desconocimiento provoca la aparición de cientos de consejos que, la mayoría de las veces, no tienen fundamento y mucho menos los resultados buscados.

 

Estando embarazada, fueron varias las personas, tanto sanitarios como de otros ámbitos, que me preguntaron si pensaba dar el pecho. Ante la respuesta afirmativa casi siempre escuchaba “¿y te estás preparando?”. ¿Perdón? ¿Tengo que hacer un máster? ¿Tengo que opositar para madre amamantadora? ¿Es necesaria una licencia de apertura de negocio lácteo?

Empiezas a informarte… en internet. Y llegas a los foros de madres donde, ante la pregunta sobre cómo prepararse para la lactancia, casi siempre se habla de la preparación de los pezones.

Y digo yo que si, a pesar del empeño que hemos puesto durante siglos para extinguirnos, la especie humana ha llegado hasta hoy sin que las mujeres prepararan los pezones, será que no es tan necesario…

De entre todo lo que se puede leer, me gustaría desterrar los mitos más recurrentes.

Masajear con cremas

No importa si son cremas específicas de farmacia o si son cremas más naturales, como la de caléndula. En ningún caso estas cremas van a favor de la lactancia. Al contrario, masajear con cremas puede reblandecer la piel y, por tanto, debilitar la zona favoreciendo la aparición de grietas al iniciar la lactancia.

Por otro lado, los masajes estimulan la oxitocina. Esto puede llegar a desencadenar el proceso de parto en las últimas semanas de gestación (no quiere decir que sea el método para provocar el parto…).

La mejor manera de evitar las grietas es empezar la lactancia con buen agarre y posición correcta.

Pellizcar los pezones

Así es, existe este consejo y no en páginas que intentan emular 50 sombras de Grey.

Se trata de un consejo muy a la vieja usanza pero que no sirve absolutamente para nada. Bueno sí, para sufrir sin necesidad a no ser que se sea seguidor en la práctica de las páginas antes comentadas.

Hacer callo…

Cepillar con cepillo de dientes, frotar con guante de crin… y si les parece con piedra pómez o con lija de carpintero.

En teoría es para hacer callo: que los pezones lleguen reforzados y así evitar las grietas.

En la práctica solo se provoca dolor, eliminar la grasa natural de la piel e incluso la aparición de irritaciones que, de permanecer tras el parto, pueden interferir con el buen inicio de la lactancia.

Ir sin sujetador

¡Alegría! Eso si se tiene un pecho pequeño pero si en unos meses se han aumentado dos tallas, el ir sin sujetador puede ser más bien incómodo.

Y realmente no es ni bueno ni malo para la lactancia.

Exploración y revisión previa de los pezones

Hay quien considera positivo el saber cómo son los pezones a fin de tomar medidas preventivas.

¿De verdad puede servir de algo poner la tirita antes de tener la herida? Sin haber puesto nunca al bebé al pecho, no podemos adivinar si el agarre va a ser bueno o no. Y en caso de no serlo, será el momento de asesorarse con una profesional.

“Tus pezones no son los más adecuados para la lactancia” o “Te va a costar que se enganche con esos pezones”. Lejos de ayudar, esto lleva a la pérdida de confianza, tan necesaria para una buena lactancia.

Técnicas de preparación de pezones invertidos o planos

Este tipo de pezones no representan un obstáculo en la lactancia. No obstante existen muchos ejercicios que se recomiendan antes del parto. Y existen otros tantos estudios que rebaten estas técnicas.

Un ejemplo nos lo exponen desde Alba Lactancia: un estudio realizado hace 20 años demostrando que los famosos ejercicios de Hofman no incrementan el porcentaje de lactancia exitosa entre mujeres con pezones invertidos o planos.

Lo único que puede sentir la mujer es que sus pechos no sirven para amamantar, volviendo a la problemática de la confianza.

 

Y entonces ¿la futura mamá no puede hacer nada? Al contrario, puede hacer mucho: informarse de fuentes expertas, acudir a grupos de apoyo a la lactancia, ver mujeres amamantando y, sobre todo, confiar en su cuerpo, en su capacidad, y disfrutar de esta etapa tan maravillosa.

La lactancia mixta no es un fracaso. Trucos para mantener lactancia materna no exclusiva.

Desde que decidimos ser padres tuve claro que quería dar el pecho. Ya embarazada lo tuve más claro todavía, me parecía lo natural y, aún sabiendo que millones de mujeres amamantan a diario, tenía el temor de no poder dar el pecho. Este miedo se acrecentó en el momento en el que programaron la cesárea. Yo no sentía los pechos hinchados, no habían goteado previamente y además iba a ser cesárea programada ¿cómo iba a poder dar el pecho?

No hubo problema para el agarre y la subida aunque por algún motivo aquello no fue bien. A los quince días el bebé no había subido de peso apenas y mis grietas no terminaban de curar. Antes del mes ya estaba con mastitis y mi hijo suplementado con leche de fórmula porque las extracciones eran casi a goteo. Llegué al centro de salud llorando, mezcla de dolor, de rabia y de impotencia. Sentía que no lo estaba haciendo bien y que iba a fracasar en mi propósito de dar el pecho.

Superada la mastitis seguíamos con lactancia mixta aunque en mi cabeza solo había una idea: reducir los biberones y volver a la lactancia materna exclusiva. Cita con la matrona que me da una sola solución posible: la extracción poderosa. Salí del centro de salud leyendo los pasos a seguir y, conociéndome, supe que no podría. Con el tiempo conocí mujeres que tuvieron éxito con este método pero yo no podía quedarme en casa días y días alternando entre mi hijo y el sacaleches. Y no fue que no lo intentara pero cada una tenemos nuestras fortalezas y nuestras debilidades y yo no pude con esto. A la siguiente cita con la matrona fui cabizbaja cual niña que llega a la escuela con los deberes por hacer. Y la matrona me regañó cual profesora a la vieja usanza. Fue el punto y final a mis intentos por volver a la lactancia materna exclusiva.

Al mismo tiempo descubrimos un bulto en el cuello de nuestro hijo: una contractura que seguramente tuviera por la posición transversa en el útero. Dicha contractura le impedía realizar una succión eficiente. Habíamos encontrado el problema, aunque algo tarde. Sesiones de fisio y gel de árnica en casa hicieron que en dos semanas no quedara ni rastro, únicamente un sentimiento de culpa por no haberlo detectado antes y una lactancia mixta.

Solo quedaban dos cosas por hacer: seguir aumentando mi producción y quitarme el sentimiento de fracaso. Casi 30 meses después del nacimiento del heredero seguimos con lactancia materna y ya no hay culpa, solo sentimiento de éxito.

Solo quedaban dos cosas por hacer: seguir aumentando mi producción y quitarme el sentimiento de fracaso.

Sí, la lactancia mixta es un éxito. No digo que dar únicamente leche de fórmula sea un fracaso, me refiero al sentimiento de éxito para aquellas mujeres que querían dar pecho y tuvieron que suplementar por factores externos. Entonces el sentimiento de culpa es inmenso, sopesamos en qué hemos fallado, repasamos todo lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. Nos fustigamos por no haber sido perfectas. Muchas veces esto nos lleva al todo o nada y abandonamos la lactancia materna del todo. Pero hay muchos matices, muchos colores entre el blanco y el negro.

Os he relatado el porqué de nuestra lactancia mixta pero los motivos pueden ser muchos, tantos como díadas madre-hijo existen. Algunos ejemplos en mi entorno cercano: bebé ingresado por deshidratación nada más nacer y administración de biberones para su recuperación; incorporación muy temprana (demasiado) a trabajo y estudios; mastitis y canales obstruidos que impedían una succión y alimentación correctas…

Dos mantras empecé a repetirme para eliminar el sentimiento de culpa:

“Cada gota es un regalo de salud”

“Un biberón puede salvar una lactancia materna”

Este segundo suena contradictorio, extraño incluso, pero así es. Imaginad una madre que insiste en quitar biberones, al borde de la obsesión, y eso se convierte en el objetivo principal en su maternidad. Y se ciega. Y de repente no se da cuenta que la salud de su hijo corre peligro. Acaba ingresado o suplementado con mucha más cantidad. La madre se siente mal, la lactancia se le hace más dura, la suplementación es más fuerte, el niño de repente siente que sí se sacia con el biberón y el pecho empieza a quedar relegado… Es un caso real. Uno de muchos similares.

Dejemos el ego a un lado y relajémonos: nada mejor para un hijo que una madre feliz y relajada. Evidentemente, la lactancia materna exclusiva es, biológica y fisiológicamente, el alimento más saludable para el bebé. No es un decir, es una afirmación avalada por la evidencia científica. Pero si diversos factores nos llevan a tener que recurrir a la leche de fórmula, no nos castiguemos, no nos amarguemos. Aunque sea poco, ya es más que nada. Pequeñas vacunas, pequeñas dosis de salud y de amor.

Dejemos el ego a un lado y relajémonos: nada mejor para un hijo que una madre feliz y relajada.

Porque el amamantar no es solo dar alimento, también es nutrir psicológica y emocionalmente. El pecho calma, relaja, cura, aporta seguridad, calor, amor… Y después suplementamos.

¿A que suena sencillo? Personalmente no lo considero así, al contrario, es una opción complicada, sobre todo si no queremos destetar. Seamos realistas: muchas lactancias mixtas terminan más pronto que tarde. No se pueden determinar causas concretas para que una lactancia mixta dure mucho tiempo o que al poco solo se quiera biberón.

Trucos para mantener la lactancia mixta.

  1. Siempre ofrecemos primero un pecho, luego el otro. Tras esto le damos el suplemento.
  2. El suplemento se lo damos igual que el pecho: pegado a la madre para seguir favoreciendo la producción de lactancia materna (a poder ser piel con piel), a la altura del pecho y manteniendo el contacto visual.
  3. En caso de recién nacidos o bebés de pocas semanas, se puede suplementar con relactador. De esta manera el bebé obtiene suplemento y no pierde el contacto y los beneficios de estar al pecho. Al tiempo que estimula la producción. También se puede utilizar el método dedo jeringa.
  4. Si se trata de bebés con varios meses y lo admiten, se puede suplementar en vaso, evitando así el confundir la tetina con el pezón.
  5. Si se utiliza biberón, mejor utilizar tetinas con poco flujo, de punta redondeada. Aunque puede suceder que se tengan que probar distintas tetinas hasta dar con la que agrada al bebé.
  6. Si es posible, suplementamos con la propia leche materna extraída. También se puede suplementar alternando biberones de leche materna y de fórmula.
  7. Hasta los seis meses (o hasta que se mantenga sentado por sí solo), no se añadirán otros alimentos. Ni siquiera cereales en el biberón. Lactancia exclusiva.
  8. Cuando se ha introducido la alimentación complementaria es más extraño que tengan confusión por lo que la lactancia mixta se torna más sencilla. Ni qué decir a partir del año, cuando tienen claro en qué momentos prefieren biberón y en qué momento prefieren teta.

Cada maestrillo tiene su librillo, así que cada madre en lactancia mixta se hace con sus propios trucos y recursos. ¿Habéis vivido la lactancia mixta? Me gustaría conocer vuestras experiencias y que nos comentárais si resultó sencillo, si fue duradera, si volvisteis a la lactancia materna exclusiva…

Picaduras de insectos veraniegos: cómo evitarlas y, si ya están, tratarlas.

Vivamos en ciudad, vivamos en el campo, lo que no se puede evitar, a no ser que nos metamos en una burbuja, es encontrarnos con insectos de diversos tipos. Desde mosquitos y arañas hasta avispas y tábanos, la probabilidad de ser objeto de picadura es muy alto en verano.

Aunque los adultos también lo sufrimos, es con bebés y con niños con los que hay que vigilar más. Por ello más vale prevenir y utilizar repelentes respetuosos, para reducir la atracción que puedan despertar los más pequeños en los insectos de nuestro entorno.

En el mercado hay productos con más química, pulseras repelentes y también compuestos más respetuosos.
Otra opción es hacer nuestro propio repelente de insectos. ¿Cómo? Sencillo, basta conseguir un dispensador y mezclar 40 ml de aceite vehicular (almendras dulces o caléndula) con unas gotas de un aceite esencial, solo uno (*).
En el caso de menores de un año, solo incluiría 10 gotas de aceite esencial. A partir de los dos años, 20 gotas.
Esta mezcla se vaporiza sin excederse, que no estamos untando el pavo de Navidad 😉

También se puede vaporizar la estancia con uno de los aceites esenciales recomendados.

Los aceites esenciales más apropiados son:

  • Citronella de Java: la Agencia de Protección Ambiental (EPA) lo clasifica como un biopesticida con un modo de acción no tóxico y forma parte de multitud de pesticidas registrados, como aerosoles, lociones y velas. También se incluye en algunos protectores solares, pulseras y collares antipulgas.
  • Eucalipto azul: usado en muchos países para repeler insectos voladores. No recomendable en embarazo, lactancia, y menores de tres años.
  • Geranio de Egipto: antifúngico, antibacteriano y gran insecticida.
  • Lemongrass: bactericida, antimicrobiano y antifúngico.

¿Y si ya han picado?

Lo primero es ver la reacción que se produce: cualquier reacción alérgica se desarrolla muy rápidamente, por lo que es recomendable ir a urgencias.

Si la reacción está dentro de una cierta normalidad, hay tres opciones sencillas.

La primera, uso de gel de aloe vera, a poder ser directo de la hoja. Sobre esta planta ya he hablado largo y tendido aquí.
La segunda opción es un remedio “de la abuela”: el ajo. No por ser remedio popular es menos efectivo: el ajo tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.
La tercera opción se prepara igual que el repelente visto anteriormente, aunque siguiendo las recomendaciones de dosificación cuando hablé de las precauciones a tener con la aromaterapia. Los aceites esenciales más apropiados para tratar la picadura son:

  • Árbol del té: protege y regenera la piel, además de todas las propiedades que os cuento aquí.
  • Citronella de Java: Debido a sus propiedades antifúngicas, el aceite de citronela también se utiliza para tratar las picaduras de insectos.
  • Geranio de Egipto: antifúngico, cicatrizante, antibacteriano, antiinflamatorio y analgésico. Ayuda a reducir infecciones cutáneas.
  • Menta piperita: antiséptico, antipruriginoso (reduce la picazón), astringente, antiinflamatorio, analgésico y cicatrizante.

Ya tenemos nuestro pequeño botiquín antibichos para este verano. Si queréis aprender a realizar un botiquín natural para tratar las problemáticas más comunes durante la primera infancia, os invito a descubrirlo a través del Taller Online.

(*) Todo producto nuevo que se vaya a aplicar sobre la piel, sea en bebés, niños o adultos, es recomendable probarlo en la cara interna de la muñeca para comprobar si produce reacción. Si hay reacción, se aplica gel de aloe vera y se descarta el uso de ese producto.

El tabaco, ¿cuándo es beneficioso para bebés y niños?

¿Beneficioso? Nunca. Lo beneficioso para los niños el mantener el tabaco BIEN LEJOS. A años luz a poder ser. No solo no es beneficioso, sino que es perjudicial. Sabiendo esto ¿por qué permitimos que el tabaco siga cerca de nuestros hijos?

Que el tabaco es perjudicial es algo de lo que se conciencian muchas familias cuando deciden tener hijos. Sobre todo las madres. Durante el embarazo se indican los riesgos del tabaco para el bebé, lo mismo que durante la lactancia materna. Así que la maternidad impulsa a muchas mujeres a dejar de fumar. Eso no quiere decir que no vuelvan a ello pasados unos meses, sobre todo si se sienten sobrepasadas con todos los cambios, algo también frecuente.

Sin embargo entre los padres y parejas es más raro que se deje de fumar. Consideran que ir a fumar a la terraza o a la calle ya es suficiente para no afectar a embarazo y, posteriormente, al bebé. ¿Basta con fumar lejos y lavarse las manos? No, en absoluto.
Ni qué decir cuando van fumando por la calle con los niños: por el hecho de estar al aire libre no significa que no se convierta a los pequeños en fumadores pasivos.

¿Basta con fumar lejos y lavarse las manos? No, en absoluto.

Está demostrado que en ambientes fumadores, hay mayor índice de muerte súbita entre los bebés. Además los niños se vuelven más propensos a sufrir afecciones respiratorias y pulmonares, desarrollo pulmonar más lento, fatiga, alergias, patologías dérmicas y debilidad del sistema inmune.

Esto sucede también con familiares y amigos… ¿y qué pasa con los desconocidos? Sí, en semáforos, paradas de autobús, terrazas de bares, los niños tienen muchas veces vetada la estancia por haber fumadores alrededor. Lo sé de primera mano: soy madre de un niño de dos años y cada día vamos en autobús, metro, por las calles… No hay respeto por los niños.

¿Y qué podemos hacer en todos estos casos si hay fumadores cerca, sean conocidos o desconocidos?

  • Evidente: no fumar en el mismo espacio que los niños. A tener en cuenta que sus pulmones todavía están en desarrollo. Y no solo es el humo, son todas las sustancias químicas que provienen del tabaco e impregnan el ambiente.
  • ¿Sólo el aire se contamina? No, el humo también impregna paredes, muebles, objetos… y bien sabemos que los bebés lo chupan todo para ir descubriendo su entorno, y los niños gustan de tocar todo todo y todo.
    Con esto quiero decir que hay que evitar fumar dentro del hogar y espacios frecuentados por los niños.
  • El fumador que conviva con niños debería ducharse y cambiarse de ropa antes de entrar en contacto con los niños. A tener en cuenta que a los más pequeños se les coge en brazos y todo su cuerpo está en contacto con el del adulto. El humo y las sustancias químicas quedan impregnadas en piel, cabello, ropa, que los bebés chupan y los niños tocan.
    ¿Y si les lavamos las manos antes de que se las lleven a la boca? Como si no hiciéramos nada. No se trata del contacto a la boca, es el contacto con la piel. Tal como absorvemos por contacto cremas y aceites corporales, también absorvemos las pequeñas sustancias, sean o no tóxicas.
  • ¿Qué pasa con las visitas familiares, amigos…? Tan sencillo como “Si fumas no coges al niño”. Ay claro, pero eso queda tan mal ¿cómo se le va a impedir por una vez que vienen? Una vez los parientes del pueblo, otra vez los amigos de la juventud, otra vez la vecina del tercero… si sumamos el contacto con todos los fumadores, ya no es cosa de “una vez”. Porque lo mismo que estamos educando a nuestro entorno para que no den caramelos o zumos, también podemos educar para que los fumadores no entren en contacto directo con los niños.
  • Alejarnos de quiénes estén fumando… o pedir que se alejen. Eso sucede en las marquesinas de autobuses: fumadores con cigarro encendido sentados y que no se levantan aunque llegue alguien con bebé/niño en brazos. ¿Evitamos sentarnos? Mejor pedir que, por favor, permitan sentar y se alejen con el humo. ¿Os parece violento? Más violento me parece que entre el tabaco directamente al organismo de mi hijo.
  • No vamos a radicalizar impidiendo que todo desconocido entre en contacto con nuestros hijos. Sin embargo, si observamos que acaba de tirar el cigarro, podemos pedir amablemente que no le toque… ni le lance el aliento. Hay quien lo comprende y hay quien no, pero ¿quién nos importa más, el desconocido o nuestro hijo?

“Ya nos están tratando como apestados” pueden decir los fumadores. Bueno, yo no llamo apestado a nadie, cada cual toma decisiones en lo que a su cuerpo y su salud afecta. Los niños no pueden hacer eso, están sometidos a mandatos e imposiones del día a día, qué menos que proteger su salud.

Y no termino sin hablar de “predicar con el ejemplo”. Sabiendo que lo mejor para la salud es no fumar, lo más sencillo es no iniciarse en ello. ¿Qué entienden los niños al ver a sus progenitores y seres cercanos fumar? Pues que no es malo, que no es dañino, y que para ser adultos hay que fumar.

Sesión personalizada para aprender a dar masajes y reflexología a nuestro bebé

En muchas ocasiones tenemos preocupaciones específicas a nuestro bebé y queremos aplicar el masaje a estas problemáticas concretas. Por ello en sesión personalizada se puede adaptar el masaje según las necesidades.
Además, se conviene la hora en la que el bebé está más receptivo y la familia puede estar presente al completo.
El masaje infantil tiene grandes beneficios físicos y emocionales, beneficios tanto para el bebé como para quienes le rodean.
 
Beneficios para el bebé:
Interacción: fomenta el vínculo, el apego seguro, la comunicación, la atención, el respeto, la participación de todos los sentidos, la tolerancia, el amor, la empatía, la imitación.
Estimulación de: aparatos circulatorio, respiratorio, digestivo; sistemas endocrino, inmunológico, linfático; lenguaje y aprendizaje; desarrollo y tono muscular; integración sensorial y conexiones neuronales; conciencia de cuerpo-mente.
Alivio de: gases, cólicos, estreñimiento, calambres digestivos, mucosidad, dolores de crecimiento, tensión muscular, molestias dentales, exceso de estímulos, sensibilidad al tacto, tensiones físicas y psicológicas, hipersensibilidad de la piel.
Relajación que implica: mejora en el sueño, aumento de flexibilidad, mejora del tono muscular, protección frente a sobreestimulación, tranquilidad, incremento del autoequilibrio, reducción del estrés y reducción del nivel de hormonas de estrés, aumento del nivel de hormonas relajantes, reducción de la hipersensibilidad y de la hiperactividad.
 
Beneficios para otros:
Padres: entienden mejor al bebé, observan sus señales, fomenta el vínculo afectivo y el apego seguro, aumenta la confianza como padres, el padre puede involucrarse tempranamente, tiempo de calidad, reduce el estrés, aumenta la relajación, estimula la lactancia materna, disminuye la depresión posparto, encuentro con otros padres y madres.
Familia: participación de los hermanos, descenso de la rivalidad entre ellos, incrementa el respeto, relaja el ambiente, reduce los conflictos.
Sociedad: incrementa el tacto positivo, el respeto y la empatía, reduce la violencia, a la larga lleva a una sociedad más saludable.
 
Durante la sesión, lo más importante es la comodidad del bebé. Por ello si necesita llorar, si quiere comer, si prefiere jugar, si le toca dormir o si no está receptivo, se van a atender sus necesidades. Hay mucho tiempo para practicar.
¿Cómo se estructura la sesión? 
– Entrevista para conocer tanto a la familia como aquello que puede preocuparles o que les lleva hasta el masaje.
– Explicación de las pautas básicas para la realización correcta del masaje.
Masajes y reflexología podal enfocados a la situación concreta de la familia.
 
¿Qué incluye la sesión?
– Consulta personalizada de dos horas
– Dispensador con aceite de almendras dulces ecológico
– Dossier pdf con los movimientos de los masajes
 
¿Qué se necesita llevar a la sesión?
– Mantita o muselina para poner entre el bebé y la esterilla
– Crema o aceite habitual (si no se quiere usar el aceite de almendras dulces)
– Body para el bebé o camisita que se desabroche facilmente por delante (por el masaje de abdomen y pecho)
– Ropa cómoda para los padres, que no moleste al dar el masaje (nos sentamos sobre esterillas en el suelo)
– Agua u otra bebida hidratante
– Todas las dudas e inquietudes a solventar a través del masaje
– Ganas de pasar un tiempo único con el pequeño de la casa
 
La sesión se realiza a domicilio o en consulta.
Precio: 80€
 

¿Quemaduras? ¿Exceso solar? Toca macerar.

Bebés, niños y adultos, todos debemos protegernos de los rayos solares. No solo hay que buscar sombras, usar protección tal como comenté en su día, también hay que ayudar a la piel a hidratarse y regenerarse, se hayan sufrido o no quemaduras.

Propongo ponernos manos a la obra y preparar un aceite casero contra rojeces, quemaduras (sean por sol, sean por accidentes domésticos leves), y la simple exposición al sol. En verano se puede usar a diario, en lugar de otro aceite o crema hidratante.

Incluye tres ingredientes con muchos beneficios para la piel, aunque para los más pequeños hay que resaltar propiedades concretas.

Aceite de almendras dulces:

Suavizante

Hidratante

Antiinflamatorio

Calmante de irritaciones cutáneas

Aceite de semillas de uvas:

Tonificante

Aporta firmeza

Fortalece las membranas celulares de la piel

Estimula la regeneración y acelera la curación de heridas cutáneas

Rico en vitamina C

Es más ligero que otros aceites y no deja residuos en la piel

Flores de hipérico:

Analgésico y calmante

Antiinflamatorio

Cicatrizante

Así que, aunque la recolección de hipérico es en junio (hierba de San Juan), este año, con el calor adelantado, es muy posible que se adelante. Es hora de ponerse a ello, así en verano ya tendremos nuestro aceite de hipérico a punto.

Si queréis aprender a realizar un botiquín natural para tratar las problemáticas más comunes durante la primera infancia, os invito a descubrirlo a través del Taller Online.