El tabaco, ¿cuándo es beneficioso para bebés y niños?

¿Beneficioso? Nunca. Lo beneficioso para los niños el mantener el tabaco BIEN LEJOS. A años luz a poder ser. No solo no es beneficioso, sino que es perjudicial. Sabiendo esto ¿por qué permitimos que el tabaco siga cerca de nuestros hijos?

Que el tabaco es perjudicial es algo de lo que se conciencian muchas familias cuando deciden tener hijos. Sobre todo las madres. Durante el embarazo se indican los riesgos del tabaco para el bebé, lo mismo que durante la lactancia materna. Así que la maternidad impulsa a muchas mujeres a dejar de fumar. Eso no quiere decir que no vuelvan a ello pasados unos meses, sobre todo si se sienten sobrepasadas con todos los cambios, algo también frecuente.

Sin embargo entre los padres y parejas es más raro que se deje de fumar. Consideran que ir a fumar a la terraza o a la calle ya es suficiente para no afectar a embarazo y, posteriormente, al bebé. ¿Basta con fumar lejos y lavarse las manos? No, en absoluto.
Ni qué decir cuando van fumando por la calle con los niños: por el hecho de estar al aire libre no significa que no se convierta a los pequeños en fumadores pasivos.

¿Basta con fumar lejos y lavarse las manos? No, en absoluto.

Está demostrado que en ambientes fumadores, hay mayor índice de muerte súbita entre los bebés. Además los niños se vuelven más propensos a sufrir afecciones respiratorias y pulmonares, desarrollo pulmonar más lento, fatiga, alergias, patologías dérmicas y debilidad del sistema inmune.

Esto sucede también con familiares y amigos… ¿y qué pasa con los desconocidos? Sí, en semáforos, paradas de autobús, terrazas de bares, los niños tienen muchas veces vetada la estancia por haber fumadores alrededor. Lo sé de primera mano: soy madre de un niño de dos años y cada día vamos en autobús, metro, por las calles… No hay respeto por los niños.

¿Y qué podemos hacer en todos estos casos si hay fumadores cerca, sean conocidos o desconocidos?

  • Evidente: no fumar en el mismo espacio que los niños. A tener en cuenta que sus pulmones todavía están en desarrollo. Y no solo es el humo, son todas las sustancias químicas que provienen del tabaco e impregnan el ambiente.
  • ¿Sólo el aire se contamina? No, el humo también impregna paredes, muebles, objetos… y bien sabemos que los bebés lo chupan todo para ir descubriendo su entorno, y los niños gustan de tocar todo todo y todo.
    Con esto quiero decir que hay que evitar fumar dentro del hogar y espacios frecuentados por los niños.
  • El fumador que conviva con niños debería ducharse y cambiarse de ropa antes de entrar en contacto con los niños. A tener en cuenta que a los más pequeños se les coge en brazos y todo su cuerpo está en contacto con el del adulto. El humo y las sustancias químicas quedan impregnadas en piel, cabello, ropa, que los bebés chupan y los niños tocan.
    ¿Y si les lavamos las manos antes de que se las lleven a la boca? Como si no hiciéramos nada. No se trata del contacto a la boca, es el contacto con la piel. Tal como absorvemos por contacto cremas y aceites corporales, también absorvemos las pequeñas sustancias, sean o no tóxicas.
  • ¿Qué pasa con las visitas familiares, amigos…? Tan sencillo como “Si fumas no coges al niño”. Ay claro, pero eso queda tan mal ¿cómo se le va a impedir por una vez que vienen? Una vez los parientes del pueblo, otra vez los amigos de la juventud, otra vez la vecina del tercero… si sumamos el contacto con todos los fumadores, ya no es cosa de “una vez”. Porque lo mismo que estamos educando a nuestro entorno para que no den caramelos o zumos, también podemos educar para que los fumadores no entren en contacto directo con los niños.
  • Alejarnos de quiénes estén fumando… o pedir que se alejen. Eso sucede en las marquesinas de autobuses: fumadores con cigarro encendido sentados y que no se levantan aunque llegue alguien con bebé/niño en brazos. ¿Evitamos sentarnos? Mejor pedir que, por favor, permitan sentar y se alejen con el humo. ¿Os parece violento? Más violento me parece que entre el tabaco directamente al organismo de mi hijo.
  • No vamos a radicalizar impidiendo que todo desconocido entre en contacto con nuestros hijos. Sin embargo, si observamos que acaba de tirar el cigarro, podemos pedir amablemente que no le toque… ni le lance el aliento. Hay quien lo comprende y hay quien no, pero ¿quién nos importa más, el desconocido o nuestro hijo?

“Ya nos están tratando como apestados” pueden decir los fumadores. Bueno, yo no llamo apestado a nadie, cada cual toma decisiones en lo que a su cuerpo y su salud afecta. Los niños no pueden hacer eso, están sometidos a mandatos e imposiones del día a día, qué menos que proteger su salud.

Y no termino sin hablar de “predicar con el ejemplo”. Sabiendo que lo mejor para la salud es no fumar, lo más sencillo es no iniciarse en ello. ¿Qué entienden los niños al ver a sus progenitores y seres cercanos fumar? Pues que no es malo, que no es dañino, y que para ser adultos hay que fumar.

1 comentario en “El tabaco, ¿cuándo es beneficioso para bebés y niños?”

  1. También es peligroso que el niño vaya a guardería o colegio y sus cuidador@s salgan a fumar, luego estén respirando y tocando a los niños, eso es fumar pasivo,y poco ejemplo o educación, también que vaya al pediatra y huela a tabaco y toque a los niños para oscultarlo,examinarlo etc….

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *